¿Cómo calcular la tributación en España por invertir en acciones?

Tributación en España de los dividendos y la compra y venta de acciones para un inversor particular.

En primer lugar, en este artículo voy a escribir con una terminología un poco más tecnica de la que acostumbro, pero intentaré aclarar cada termino que me parezca más específico, así como dejarlos enlazados con el diccinario financiero para que podais aclarar aquellos que no comprendais.

Como hecho imponible a gravar en el ámbito de las acciones como se cita en el Art. 6 LIRPF (Estas siglas hacen referencia a la Ley del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) en este artículo en su apartado primero nos indica aquello que conforma el hecho imponible:

1.Constituye el hecho imponible la obtención de renta por el contribuyente.

Es decir, podemos entender por hecho imponible el motivo que fija la ley para poder aplicar el impuesto a un supuesto concreto recogido.

Y en el apartado segundo (del propio artículo 6) desglosa los apartados que conforman la propia renta entre los que se encuentra el que voy a abordar.

2. Componen la renta del contribuyente:

b) Los rendimientos del capital.

Según dicha ley los rendimientos de capital (podríamos definirlo a groso modo, como aquellas ganancias que te genera tu patrimonio, bienes u otros derechos que poseas) como indica el Art.21 LIRPF son:

1. Tendrán la consideración de rendimientos íntegros del capital la totalidad de las utilidades o contraprestaciones, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que provengan, directa o indirectamente, de elementos patrimoniales, bienes o derechos, cuya titularidad corresponda al contribuyente y no se hallen afectos a actividades económicas realizadas por éste.

No obstante, las rentas derivadas de la transmisión de la titularidad de los elementos patrimoniales, aun cuando exista un pacto de reserva de dominio, tributarán como ganancias o pérdidas patrimoniales, salvo que por esta ley se califiquen como rendimientos del capital.

Además, la propia ley hace una distinción dentro de su propia sección segunda de rendimientos de capital donde crea dos subsecciones y hace una división entre capital inmobiliario y capital mobiliario.

En nuestro caso, las acciones si aparecen recogidas en el Art.25 LIRPF por lo que paso a considerarlas como rendimientos íntegros del capital mobiliario como indica la ley.

Tendrán la consideración de rendimientos íntegros del capital mobiliario los siguientes:

1. Rendimientos obtenidos por la participación en los fondos propios de cualquier tipo de entidad.

Quedan incluidos dentro de esta categoría los siguientes rendimientos, dinerarios o en especie:

a) Los dividendos, primas de asistencia a juntas y participaciones en los beneficios de cualquier tipo de entidad.

Es decir, como se menciona en el apartado a) los dividendos (parte de dinero que una empresa reparte entre los accionistas de la propia empresa) derivados de la propia acción serán considerados como rendimiento del capital mobiliario.

A su vez estos rendimientos generados los integramos en la Base Imponible (cantidad de tu dinero generado sobre la cual hay que aplicar el impuesto) del ahorro.

Para sacar esta deducción debemos de irnos al Art. 46.1. a) LIRPF

a) Los rendimientos del capital mobiliario previstos en los apartados 1, 2 y 3 del artículo 25 de esta Ley.

Por lo que antes de pasar a clarificar como se liquida el impuesto del IRPF en relación con el producto financiero que estamos analizando vamos a observar como se cuantificaría dichos rendimientos íntegros del capital mobiliario.

Rendimientos ÍntegrosSería la cifra resultante de lo obtenido en nuestro caso el dividendo que la accion nos ha generado como se indica en el Art.25.1 LIRPF
-Gastos DeduciblesEstos son los señalados en el Art.26 LIRPF de los cuales podremos deducir
-Los gastos de administración y depósito como se indica en el
1.a) de este artículo. Estos gastos cargados al cliente por la entidad comercializadora, siempre que se ajusten a los criterios establecidos para su exigibilidad por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, tendrán el tratamiento de gastos fiscalmente deducibles del rendimiento del capital mobiliario conforme a lo previsto en el artículo citado.
En caso de que resultase un rendimiento del capital mobiliario negativo derivado de la deducción de los gastos de administración y depósito de valores negociables, dicho rendimiento negativo formará parte de la base imponible del ahorro, debiéndose efectuarse su integración y compensación conforme a las reglas previstas en el artículo 49 de la LIRPF.
Conforme a la consulta vinculante V2117-19  
Por tanto deducimos que podríamos entender por deducibles:
-Aquellos que te puedan cobrar por cobro de dividendos 
-Gastos de administración y custodia generales.  
Rendimientos NetosSería el resultado de realizar la operación señalada.
-ReducciónSe aplicaría un 30% para los casos de rendimientos irregulares marcados en los Art.26.2 LIRPF y 21 LIRPF con un límite en 300 000€ por lo que no se aplica para el caso de los dividendos como estamos tratando.
Rendimiento neto reducidoResultante de restar la correspondiente reducción a los rendimientos netos.

No obstante, observamos que la cuantía de los rendimientos íntegros no coincidirá con la cuantía liquida que recibe el contribuyente ya que se la habrá practicado una retención del 19% previamente por la entidad que le gestione las acciones. (En otras palabras, el dinero que recibes, normalmente ya le han quitado el 19%)

Por tanto, como esto va por tramos como indicaremos posteriormente al pertenecer los dividendos a la renta del ahorro.

En caso de no superar los 6000€ en dividendos seguramente no tengamos que pagar más hacienda porque ya que nos habrá retenido el 19% correspondiente (esto lo aclararé con más detenimiento en el apartado dedicado a la liquidación de la renta del ahorro).

Por otro lado, debemos de pasar a calcular las ganancias y pérdidas patrimoniales las cuales se regulan en los artículos del 33 al 39 de LIRPF así como del 40 al 42 del RIRPF

Es decir, como se cita en el Art.33 LIRPF:

Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos.

Por lo que entendemos que la producción de una ganancia o pérdida patrimonial deriva por un lado de la variación del patrimonio del contribuyente y el propio patrimonio debe contemplar una alteración en su composición.

Es decir, que si la variación es en el valor del patrimonio y no consecuencia de una alteración en su composición no se considerará ganancia o pérdida patrimonial.

Extrapolando esta definición al producto que estamos analizando como son las acciones, lo que buscamos transmitir es que:

Si soy titular de 1 acción a 10€ y cuando acabe el ejercicio económico esta está valorada en 100€ pero yo sigo con la misma acción ya que no la he transmitido.

El no haberla transmitido (entendiendo la transmisión como una venta) provoca que no se altere la composición de mi patrimonio y por consiguiente esta alteración de mi patrimonio en un incremento de 90€ no provoca una ganancia patrimonial.

Este aumento de patrimonio hasta que no se haga efectivo a través de la transacción no tributará por impuesto de la renta.

(No obstante, podría tributar por el impuesto al patrimonio, ya que si tu patrimonio total supera el mínimo que esté en cada comunidad autónoma tendría que pagar patrimonio por ello, pero eso daría para otro estudio).

Por tanto, el escenario donde contemplamos que debemos de declarar por habernos lucrado de las acciones es en el momento de su venta.

En el caso de que si se haya vendido hay que informar de cada una de las ventas a la hora de realizar la declaración , las cuales habrá que exponerlas en el apartado de Ganancias y pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de acciones negociadas. (En un artículo, más adelante hablaré de como se realiza esta parte de la declaración de forma práctica ya que me incluyo, suele ser un quebradero de cabeza al comienzo).

El valor de transmisión será el importe total percibido por la venta de las acciones restando las comisiones de venta, y por otro lado el valor de adquisición que es el importe total que se aportó para la compra de estas acciones incluyendo las comisiones de compra (independientemente del año que se comprara).

En los casos en que hagas ventas parciales de las acciones que habías adquiridos, se siga una política FIFO (First Input- First Output, basicamente sería las primeras que compras son las primeras en salir de cara a la contabilización del valor de adquicisión por si has comprado la misma acción a varios precios y luego la has vendido en diferentes momentos)

Las primeras acciones que vendes son las primeras que has comprado, para indicar así de forma correcta el valor de adquisición.

Respecto a lo que se refiere el Art.33.5 f y g LIRFP

f) Las derivadas de las transmisiones de valores o participaciones admitidos a negociación en alguno de los mercados secundarios oficiales de valores definidos en la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de abril de 2004 relativa a los mercados de instrumentos financieros, cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos dentro de los dos meses anteriores o posteriores a dichas transmisiones.

g) Las derivadas de las transmisiones de valores o participaciones no admitidos a negociación en alguno de los mercados secundarios oficiales de valores definidos en la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de abril de 2004 relativa a los mercados de instrumentos financieros, cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos en el año anterior o posterior a dichas transmisiones.

En los casos previstos en los párrafos f) y g) anteriores, las pérdidas patrimoniales se integrarán a medida que se transmitan los valores o participaciones que permanezcan en el patrimonio del contribuyente.

Con estos apartados se hace referencia a la recompra de acciones, donde las pérdidas por tanto no se considerarían si dicha recompra entra en los propios límites establecidos por los apartados citados.

Método para llevar a cabo dicho cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial de la venta de acciones seria:

Valor de transmisiónImporte total percibido por la venta de las acciones
-Gastos de transmisión a cargo del transmitenteComisiones soportadas por la venta
-(Valor de adquisición + inversiones y mejoras + gastos de adquisición)Valor de adquisición hace referencia al importe total que se aportó para la compra de estas acciones incluyendo las comisiones de compra.
-AmortizacionesEntendemos que las acciones no deprecian su valor como otros activos ya que la pérdida de valor o revalorización de las acciones no se contabilizan hasta la venta de estas. Por lo que investigando solo hemos encontrado el termino de “Amortizar la autocartera” haciendo referencia a cuando la empresa elimina acciones de circulación recomprándolas en el mercado y amortizándolas.  Y como nuestro supuesto es para inversores particulares no vamos a tener en cuenta este apartado.
Ganancia o perdida patrimonialResultado generado de restar al valor de transmisión tanto los gastos derivados de dicha transmisión como el valor de adquisición así como los correspondientes gastos derivados de la misma y quitarla la amortización.      
-Reducción según disposición transitoria 9ª LIRPFRégimen transitorio aplicable a las ganancias patrimoniales derivadas de elementos patrimoniales adquiridos con anterioridad a 31 de diciembre de 1994. sería de aplicación la disposición transitoria novena de la LIRPF, que permitirá reducir la parte proporcional de la ganancia patrimonial que se haya generado antes del 20 de enero de 2006, la reducción se hará mediante la aplicación de los coeficientes reductores, coeficientes que dependen de la antigüedad del bien o derecho en el patrimonio del contribuyente, y de la clase de elemento que es objeto de transmisión, de esta forma determinaremos la ganancia patrimonial reducida sujeta. Estos coeficientes serán de aplicación siempre que el valor conjunto de las transmisiones realizadas a partir de 1 de enero de 2015 con derecho a la aplicación de los porcentajes no supere los 400.000 euros.   Se aplica en casos específicos con anterioridad a la fecha citada y siguiendo unas pautas concretas.   No obstante, sigue siendo un tema muy actual que sigue generando consultas vinculantes en la dirección general de tributos. Pero debido a su casuística para casos más concretos no nos extenderemos en analizarlo en este trabajo.    
Ganancias o pérdidas reducidasDerivadas del resultado de aplicar la reducción si la hubiera.

En cuanto al tipo de transmisión consideraremos que es una a título oneroso (que existe un beneficio de la contraprestación) cumpliendo con lo expuesto por el Art. 35 LIRPF

Artículo 35. Transmisiones a título oneroso.

1. El valor de adquisición estará formado por la suma de:

a) El importe real por el que dicha adquisición se hubiera efectuado.

b) El coste de las inversiones y mejoras efectuadas en los bienes adquiridos y los gastos y tributos inherentes a la adquisición, excluidos los intereses, que hubieran sido satisfechos por el adquirente.

En las condiciones que reglamentariamente se determinen, este valor se minorará en el importe de las amortizaciones.

2. El valor de transmisión será el importe real por el que la enajenación se hubiese efectuado. De este valor se deducirán los gastos y tributos a que se refiere la letra b) del apartado 1 en cuanto resulten satisfechos por el transmitente.

Por importe real del valor de enajenación se tomará el efectivamente satisfecho, siempre que no resulte inferior al normal de mercado, en cuyo caso prevalecerá éste.

Por tanto, como hemos comentado, el valor de transmisión será el importe total percibido por la venta de las acciones restándole aquellos gastos soportados por la venta como las comisiones del intermediario financiero para la transacción y a su vez para deducir el valor de adquisición se hace referencia al importe total que se aportó para la compra de estas acciones incluyendo las comisiones de compra.

Continuando con las estipulaciones que nos encontramos en la ley encontramos las normas específicas de valoración recogidas en el Art.37 LIRPF.

Solo me quedaré con aquella mencionada en su apartado primero a) ya que mi estudio está motivado en las acciones de las empresas que cotizan en el mercado continuo español (La bolsa de españa) siendo un mercado regulado y definido.

Para así contemplar una casuística más genérica a la que puede optar cualquier inversor particular a través de un bróker o su entidad financiera.

Y así evitar especialidades concretas para casos como instituciones de inversión colectiva o valores no admitidos a negociación en alguno de los mercados regulados entre otros productos, que también serían acciones, pero a modo de tributación presentan determinadas variantes.

Artículo 37. Normas específicas de valoración.

1. Cuando la alteración en el valor del patrimonio proceda:

a) De la transmisión a título oneroso de valores admitidos a negociación en alguno de los mercados regulados de valores definidos en la Directiva 2004/39/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, relativa a los mercados de instrumentos financieros, y representativos de la participación en fondos propios de sociedades o entidades, la ganancia o pérdida se computará por la diferencia entre su valor de adquisición y el valor de transmisión, determinado por su cotización en dichos mercados en la fecha en que se produzca aquélla o por el precio pactado cuando sea superior a la cotización.

El importe obtenido por la transmisión de derechos de suscripción procedentes de estos valores tendrá la consideración de ganancia patrimonial para el transmitente en el período impositivo en que se produzca la citada transmisión.

Cuando se trate de acciones parcialmente liberadas, su valor de adquisición será el importe realmente satisfecho por el contribuyente. Cuando se trate de acciones totalmente liberadas, el valor de adquisición tanto de éstas como de las que procedan resultará de repartir el coste total entre el número de títulos, tanto los antiguos como los liberados que correspondan.

Este artículo sencillamente nos traslada la forma en la que debemos valorar la propia transmisión del activo para ver que consideramos como ganancia patrimonial y cuando.

Se indica de forma expresa, que será considerada aquella que tenga lugar en el período impositivo en que se produzca la citada transmisión.

De forma resumida los supuestos más importantes que recoge el Art.37 LIRPF para la determinación de las ganancias y pérdidas patrimoniales los recojo aquí de forma esquemática :

  • Valores Admitidos a cotización
  • Valores no admitidos a cotización (no se puede determinar el valor de transmisión por su valor de cotización por lo que se recurre salvo prueba en contrario a la mayor de las siguientes cuantías:
  • El valor del patrimonio neto que corresponde a los valores transmitidos resultante del balance correspondiente al último ejercicio cerrado con anterioridad a la fecha de devengo del Impuesto.
  • La capitalización al tipo del 20% de promedio de resultados de los 3 ejercicios sociales cerrados con anterioridad a la fecha del devengo del impuesto.

Respecto a la amortización aclarando y fundamentando lo que he comentado en el recuadro de cómo se calcularía la ganancia patrimonial puedo citar una aclaración que realiza la propia agencia tributaria en su web al respecto del Art.40 del Reglamento de IRPF:

 El valor de adquisición de los elementos patrimoniales transmitidos se minorará en el importe de las amortizaciones fiscalmente deducibles, computándose en todo caso la amortización mínima, con independencia de la efectiva consideración de ésta como gasto.

A estos efectos, se considerará como amortización mínima la resultante del período máximo de amortización o el porcentaje fijo que corresponda, según cada caso.

Únicamente podrá minorarse la amortización cuando se trate de la transmisión de elementos patrimoniales por los que haya podido computarse como gasto deducible, es decir, fundamentalmente en los siguientes supuestos:

  • Transmisión de bienes inmuebles que estén o hayan estado arrendados (y, en su caso, con los muebles entregados conjuntamente con ellos).
  • Transmisión de elementos patrimoniales que estén o hayan estado afectos a una actividad económica desarrollada por el contribuyente
  • Transmisión de bienes muebles, negocios o minas que estén o hayan estado arrendados.

No debe computarse amortización en el supuesto de bienes inmuebles no arrendados, u otros elementos patrimoniales distintos de los señalados anteriormente, en los que no haya sido deducible fiscalmente cantidad alguna en concepto de amortización.

Por tanto, como nos comenta en el párrafo anterior no se indica nada concretamente acerca de que la acciones tengan una amortización que deba de computarse a efectos fiscales.

-Por variaciones del patrimonio, valores dinerarios o de mercado de la ganancia o pérdida sobrevenida.

Por otro lado, también encontramos determinadas ganancias que se excluirían del gravamen y sería para una sería de supuestos de reinversión que se citan en  el Art.38 LIRFP

1. Podrán excluirse de gravamen las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de la vivienda habitual del contribuyente, siempre que el importe total obtenido por la transmisión se reinvierta en la adquisición de una nueva vivienda habitual en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

Cuando el importe reinvertido sea inferior al total de lo percibido en la transmisión, únicamente se excluirá de tributación la parte proporcional de la ganancia patrimonial obtenida que corresponda a la cantidad reinvertida.

2. Podrán excluirse de gravamen las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de acciones o participaciones por las que se hubiera practicado la deducción prevista en el artículo 68.1 de esta Ley, siempre que el importe total obtenido por la transmisión de las mismas se reinvierta en la adquisición de acciones o participaciones de las citadas entidades en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

Cuando el importe reinvertido sea inferior al total percibido en la transmisión, únicamente se excluirá de tributación la parte proporcional de la ganancia patrimonial obtenida que corresponda a la cantidad reinvertida.

No resultará de aplicación lo dispuesto en este apartado en los siguientes supuestos:

  1. Cuando el contribuyente hubiera adquirido valores homogéneos en el año anterior o posterior a la transmisión de las acciones o participaciones. En este caso, la exención no procederá respecto de los valores que como consecuencia de dicha adquisición permanezcan en el patrimonio del contribuyente.

Art.8 RIRPF se hace una definición del concepto de valores homogéneos y a tenor de ella en consulta vinculante V0267-20 se hace una explicación de cómo han de ser usados:

Al respecto, se debe precisar que el concepto de valores o participaciones homogéneos se encuentra regulado en el artículo 8 RIRPF, si bien dada la escasa información facilitada (para la consulta) no se puede determinar la homogeneidad o no de los valores transmitidos y posteriormente recomprados.

No obstante, en el caso de que sí se tratase de valores homogéneos, se debe indicar que la finalidad perseguida por la Ley es no permitir la integración de las pérdidas patrimoniales en tanto el patrimonio del contribuyente permanezca constante, de tal forma que la desinversión que, en principio, conlleva la transmisión de un elemento patrimonial se reponga con la adquisición, en un determinado plazo temporal, de esos mismos elementos patrimoniales u otros homogéneos.

En consecuencia, para que la pérdida patrimonial originada pueda ser integrada a medida que se produzcan las posteriores transmisiones de los elementos patrimoniales que fueron recomprados, estas transmisiones, con independencia de que determinen ganancias o pérdidas patrimoniales, deben ser también definitivas, en el sentido propugnado por el artículo 33.5 de la Ley, de tal forma que en el plazo marcado por la misma, dos meses en el supuesto de valores o participaciones que coticen o un año en el caso de que no coticen, no se produzca la recompra de éstos.

En la consulta V0046-20 la agencia tributaría nos remarca cuando no podemos integrarnos una pérdida patrimonial dejándolo redactado de forma concisa en uno de los párrafos de la contestación a la consulta:

Para que la pérdida patrimonial originada pueda ser integrada a medida que se produzcan las posteriores transmisiones de los elementos patrimoniales que fueron recomprados, estas transmisiones, con independencia de que determinen ganancias o pérdidas patrimoniales, deben ser también definitivas, en el sentido propugnado por el artículo 33.5 de la Ley, de tal forma que en el plazo marcado por la misma, dos meses en el supuesto de valores o participaciones que coticen o un año en el caso de que no coticen, no se produzca la recompra de éstos.

Poniendo en práctica la Ley del IRPF muestro como se han de calcular tanto la tributación de los dividendos como las ganancias o perdidas obtenidas por la ventra de acciones de un inversor particular como tú o yo.

Es decir, para ejemplificarlo si yo adquiero en enero 2020:

10 acciones a 100€ y las vendo en diciembre de 2020 las 10 acciones a 50€ podré imputarme la pérdida de 50€ siempre y cuando en el ejercicio de 2021 no recompre dicha acción hasta más de marzo, cuando ya hayan pasado los dos meses del plazo marcado por la ley en el supuesto de que estas acciones sean cotizadas.

Y también plantea este artículo excepciones más personales relacionadas con el ámbito familiar y las decisiones personales:

  • Cuando las acciones o participaciones se transmitan a su cónyuge, a cualquier persona unida al contribuyente por parentesco, en línea recta o colateral, por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado incluido.

3. Podrán excluirse de gravamen las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de elementos patrimoniales por contribuyentes mayores de 65 años, siempre que el importe total obtenido por la transmisión se destine en el plazo de seis meses a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. La cantidad máxima total que a tal efecto podrá destinarse a constituir rentas vitalicias será de 240.000 euros.

Una vez aclarado a grandes rasgos los métodos de cálculo tanto para los rendimientos del capital mobiliario originados por los dividendos recibidos de nuestras acciones.

Así como la ganancia o pérdida patrimonial en el caso de que enajenemos las acciones y nos hayan generado o pérdidas o ganancias.

Paso a ver como se integra y comprensa dichas rentas en la base imponible del ahorro, para por lo que he realizado otro post enfocandome en ello para acortar un poco este (que ya demasiado largo ha sido… )

Aquí podeis verlo:

Si quieres ver el ejemplo que he creado directamente, para hacer más fácil la comprensión de estos dos artículos te lo dejo por aquí:

Fuentes de información visitadas:

Tributación de Acciones en España:

Debido a que el enlace solo lleva a la propia página de las consultas paso a citar aquellas a utilizadas:

V2117-19 / V0424-20 / V0046-20 /V0267-20

  • Fiscalidad de Acciones:

-Blog Rankia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *