Comprar un ETF invertido para enmedar errores… ¿En serio?

El 18 de marzo de 2020 cuando todo estaba por los suelos, con el poco capital que me quedaba después de caer las bolsas más de un 40% por el Coronavirus no me puse a buscar oportunidades de compra con visión al largo plazo.

Sino que ahora si sigo obsesionado en que caerán aún más.

Es decir, hace unas semanas, me posicionaba en que esta caída ya pararía y que se giraría, pero cuando realmente estaba el final de la caída, ahora sí veía que podría seguir cayendo.

Vendiendo con ello todas las posiciones que me quedaban y entrando en un ETF inverso del S&P500 ya que no dejaban operar en corto en España.

La respuesta es: Siempre entrando tarde y en mal momento.

Adquirí 36 a 11,85 las cuales vendí a 11,19€ para recomprar 50 a 10,90€ y tener que venderlas a 7,762€

Anotándome de nuevo otra pérdida de 189,91€ en unos 6 días.

El producto fue un ETF que se llamaba LYXOR SYP500 VIX FUTURES ENHCD ROLL UCITS ETF C-E

Así que, con ello se puede llegar a observar que es mejor no perder que entrar por avaricia o envidia.

Envidia, al ver como otros si se beneficiaron de aquello que yo me auto cegué para no ver.

Y cuando ya lo ví, era tarde, pero tampoco quise admitirlo y aprender de los errores.

Como reflexión me quedo, que solo hay que entrar en aquellas operaciones que hayas analizado concienzudamente y creer en ellas, sin importar opiniones externas.

Pero siempre tener un plan de entrada y salida, por si no sigue el recorrido previsto.

Antes de abrir ninguna posición, se ha de marcar todas las pautas a seguir y no improvisar una vez dentro.

Así que, en estos tres artículos os demuestro el desastre de inversor que soy aunque a día de hoy no me considero inversor.

Soy un mero especulador, pero que le queda mucho por aprender.

Mucha formación por delante y muchas horas de estudio y análisis.

Pero, aunque haya podido parecer infantil la cantidad de errores en tan poco tiempo, los cuales me han costado un dineral.

Creo que ha sido el mejor máster bursátil que he podido costearme, porque ha sido una bofetada de realidad a tiempo.

Además cuando ese dinero lo has sudado y te ha costado tanto ganarlo trabajando, cuando ves tus cuentas derrumbarse, es un dolor que necesitas sentir para llevar a valorar cada operación mucho más.

Así que bueno, solo quería contar uno de mis tantos fallos, porque como decía Warren Buffet es mejor aprender de los fallos de otros, ya que al menos te saldrá más barato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *