El pequeño libro de la inversión en bolsa

El pequeño libro de la inversión en bolsa.

José Antonio Madrigal, inversor español con una gran trayectoria traza en un pequeño libro de 101 micro capítulos, alguno no más de unas líneas conceptos e ideas básicos sobre la bolsa para todo aquel que se esté iniciando.

Hace sobre todo mucho hincapié en la calidad de acciones que se ha de adquirir, que estas estén inmersas en tendencias alcistas y rompiendo máximos.

En la gestión del riesgo, que es fundamental para todo inversor.

Y que nos apartemos del ruido y creemos un método de inversión lógico y lo más sencillo posible.

Con pequeñas pautas, creo que puedes extraer grandes ideas de este libro.

 

Puntuación de “El pequeño libro de la inversión en bolsa”
Sencillo: 10
Adictivo: 7
Práctico: 7
Mi puntuación global: 8
Recomendable: Si, para aquellos que se inician o buscan información genérica de la inversión bursátil.

Descripción

Libro: El pequeño libro de la inversión en bolsa

Editorial:

Alienta editorial

Alienta Editorial publica libros cortos y prácticos que entrelazan la formación con el entretenimiento y reducen la complejidad del mundo empresarial para conseguir que resulte más asequible. Combinando autores de diferentes sectores y profesiones. (Leer más)

 

 

 

Autor:

José Antonio Mjose antonio madrigaladrigal, es un gestor profesional de fondos, que opera en las bolsas estadounidenses Nasdaq y NYSE, y ha trabajado para diferentes entidades de la inversión en bolsa. Comenzó a interesarse por este mundo con tan sólo quince años y a los veintitrés ya era un inversor exitoso en los mercados. Su efectivo sistema de gestión del riesgo le llevó a recibir, en 2013, el premio IAIR Awards a la Excelencia Internacional en la Gestión de Riesgos de Hedge Funds, entregado en la bolsa de Milán. Además, dirige Eurekers (en su origen, Tortugas Hispánicas), la comunidad de inversores particulares más grande de Europa, que él mismo fundó en 2008.

 

Mi opinión:

Es un libro fácil de leer y que en un par de tardes.

Porque a pesar de que tenga 317 páginas. Aproximadamente el 50% son ilustraciones de frases donde intenta transmitir el autor ideas claves sobre su filosofía de inversión.

José Antonio Madrigal, desde un tono cercano acerca al lector al mundo de la bolsa.

Es un libro muy básico pero que te aporta algunos conceptos que has de involucrar en tu operativa de tu día a día ya que si no lo hacías y te estaba yendo bien en algún momento tu ego podrá jugarte una mala pasada y perder gran parte de tus rentabilidades y de lo que es peor, del capital del que partías.

Lo que más me ha gustado del libro es que en un par de apartados comenta un poco que Hacienda siempre está al otro lado de la puerta para cualquier inversor, ya que parece que en bolsa es un tema tabú, por lo menos a mi parecer.

Donde todos los que se inician en este “mundillo” desconocen que deben de tributar por sus operaciones y mucho más cuando están en bróker extranjeros que ni les aparecerá en el propio borrador de la declaración de la renta.

Lógicamente este aspecto lo pasa de forma superficial, pero por lo menos transmite al lector la idea que debe informarse y no dejar a un lado un tema tan importante como es la fiscalidad a para no solo considerar, posibles problemas con Hacienda, sino para calcular de una forma real sus rentabilidades en las inversiones.

Este modelo de libro me gusta mucho por le hecho de que para aquellos que no disponen de mucho tiempo para leer, leyendo un capitulo aleatorio cuando tenga un hueco, aprende algún concepto. Y como se basa en micro capítulos de un par de páginas apenas te roba unos minutos.

Hay que reiterar que es un libro muy básico y que para aquellos que estén iniciados en el mundo de la bolsa no se los recomendaría, no obstante, yo ya llevo un par de años en él y lo he leído ahora y aunque no me haya aportado nada nuevo, recordar conceptos o más bien aspectos que psicológicamente debemos de canalizar, es bueno para no perder el rumbo.

Algo que llama la atención de este ejemplar, es la filosofía de inversión de Madrigal, en todo momento este inversor y autor del libro, defiende invertir cuando una empresa está rompiendo máximos históricos.

Para la mayoría de los que estamos dentro o bien nos estamos iniciando puede parecer una locura, porque nos dice que compremos cuando más cara está la cotización de esta empresa.

Pero es cierto, que pensando en la metodología lógica que mantiene el autor, tiene sentido.

Ya que lo que este busca transmitir es que si rompe máximos y consigues entrar en un buen momento con los riesgos controlados por si está acción se da la vuelta, sobre este valor lo que se espera es que haga un gran movimiento ascendiente y que continúe con su tendencia alcista.

Defiende que se pondrán a obtener perdidas pequeñas o bien grandes movimientos como se había previsto. Y que, al posicionarnos de este modo, estamos juntándonos con los ganadores que están en las acciones en esos momentos de máximos.

Así que toda estrategia es respetable, Madrigal usa según indica en su libro únicamente el análisis técnico a través de los gráficos ya que entiende que en los gráficos se compilan el resultado de los precios que al final representa de forma directa lo que el resto de las profesionales opinan de dicha empresa en ese momento.

Por tanto, respecto al libro creo que puede ser una buena compra para conservar en tu biblioteca donde puedes clarificar conceptos y en cuanto al propio formato que emite la editorial es lo que más me gusta en este tipo de libros, ya que es muy cómodo de transportar un libro de tapa dura y como he comentado se puede leer de forma desordenada sin problema.

Pero es cierto que es un libro que de tan simple que quiere ser puede ser dudoso en muchos aspectos y no te indica ningún tipo de operativa básica. Como para conocer aspectos generales y adentrarte en el mundo de la bolsa fabuloso, pero como para sacar una metodología de inversión de este impensable.

Es cierto que todo lo que encuentras en el libro lo puedes encontrar de forma gratuita en internet, en videos formativos de YouTube o blogs especializados, ya que son muy básicos, pero de la forma en que los recoge el libro, a mi parecer es mucho más cómo de conservar y hojear cuando lo necesites. (Soy muy tradicional en ese aspecto)

 

 

⚠️CUIDADO CON EL SPOILER ⚠️

A partir de aquí el contenido que vas a leer entra en profundidad con el libro desglosando al detalle cada parte, además comento las enseñanzas que yo he podido extraer para mí.

Si de verdad estás interesado en leerte el libro te recomiendo que dejes aquí de leer este post.

 

 

Resumen de conceptos más importantes que se recogen en el libro:

 

Empieza este libro con una cita propia suya:

La bolsa nos enseña a conocernos, la bolsa nos enseña a ser humildes, a ser adaptables, a sacar nuestra mejor cara, aunque las cosas se tuerzan. En definitiva, la bolsa nos enseña a ser mejores, mejores que nosotros mismos. Saca lo mejor versión de ti mismo, y, si te apetece, lucha por mejorar.

Con esto da introducción a 101 “consejos” que aborda tratando diferentes cuestiones del ámbito básico bursátil.

Y como he mencionado, empieza reiterando que, si quieres ganar en bolsa, haz de comprar acciones que estén en máximos históricos y dejarte de llevar por la tendencia.

Uno de los fallos más habituales que hay que evitar es el de tomar decisiones precipitadas, condicionadas por el deseo de ganar. Además de que tu ego siempre está ahí para que no aceptes que te estás equivocando.

Entonces si no eres capaz de reconocer tus errores te llevará a cometer más errores y por tanto la frustración de estar inmerso en ese circulo vicioso que te fulminará el capital.

Lo más seguro es que todos nos acabemos equivocando en nuestra estrategia de inversión y por ello has de determinar previamente cuanto estas dispuesto a perder por acción.

Por lo que una herramienta genial para todo inversor y que debe de ir en consonancia con los riesgos que este desea asumir, es colocar los stops de forma adecuada, pero siempre colocarlos. Ya que una acción siempre puede caer hasta cero.

Así que, hay que tener en cuenta que el control del riesgo es de máxima prioridad en cualquier metodología.

Para ganar en este mercado, según palabras de Madrigal, hay que ser buena persona, para ello haz de ser paciente, tienes que relativizar los problemas y tener una mayor superación en tu vida.

Y aspectos como el egoísmo, la impaciencia o la avaricia nos va a convertir en los peores enemigos de nosotros mismos, porque nuestro orgullo nos hará tropezar multitud de veces con la misma piedra.

Y si somos codiciosos va a cegarnos a la hora de tener un control del riesgo.

Por tanto, ser autocríticos y humildes hará que creemos un sistema sencillo, pero eficaz que nos genere las rentabilidades que esperamos a largo plazo.

Y aunque sea recalcar algo que conocemos, debemos tener en cuenta que el éxito de nuestras inversiones no lo debemos de medir por la cantidad de dinero que tenemos al final, sino por el rendimiento que hemos sido capaces de obtener respecto al capital inicial con el que comenzamos.

Por otro lado, uno de los consejos que transmite Madrigal que es cierto que nunca me lo había planteado desde su forma de ver la bolsa es sobre el aumento del capital de tu cartera.

Es decir, este aumento debemos de hacerlo de forma progresiva y no de golpe.

¿Por qué?

Básicamente porque podríamos perder el control de nuestra inversión.

Como dice él a modo resumen no es lo mismo conducir un coche que conducir un camión, por lo que debemos de ir aprendiendo poco a poco a gestionar nuestra cartera por ello mejor aumentarla de forma progresiva.

En la siguiente página, muestra que dejemos de seguir al rebaño y para ello cita una frase de Benjamin Graham:

“Incluso el inversor inteligente necesitará una considerable fuerza de voluntad para dejar de seguir a la multitud”.

Y bueno básicamente tiene poco que añadir a esta frase, sencillamente que debemos de ser disciplinados y tener la autoconfianza suficiente para equivocarnos, admitirlo y aprender de ello. Pero no dejarnos influenciar por nada ni por nadie, ya que la inversión es solo nuestra.

Otra de las pautas que todo inversor debe de conocer y sino pues seguramente esté inmerso en problemas. Que invertir en bolsa lo debes de hacer con un capital que no vayas a necesitar en muchos años, para darle así la oportunidad de crecer y generar rentabilidades a largo plazo.

¿Para ti cuánto vale tu tiempo?

Es una de las preguntas que te tendrías que plantear siempre porque aunque no nos demos cuentas perdemos innumerables horas (y me incluyo) mirando datos, estando pendiente de movimientos de mercados, de acciones, de Twitter, de noticias, de foros… Y no porque nosotros estemos más horas los mercados van a cambiar los resultados de nuestra inversión. Es más, nos pueden confundir y adentrarnos en un estado de ansiedad continua.

Debemos tener en cuenta que, en periodos normales, donde no existe una alta volatilidad de 21 días mensuales hábiles en bolsa, sólo tres son tendenciales.

Otro de los consejos que da el inversor José Antonio Madrigal, el de introducir las órdenes que queramos ejecutar cuando el mercado esté cerrado.

Y es cierto que no es ninguna tontería, es la mejor forma para no dejarnos influenciar por los movimientos del momento o los posibles estados de euforia.

Tomar decisiones en bolsa con el mercado abierto equivale a exponernos a emociones que nos condicionarán psicológicamente y que nos llevarán a distorsionar nuestra operativa habitual.

El mantenernos alejados de los acontecimientos o noticias que nos impidan pensar de forma objetiva es lo mejor.

Con el mercado cerrado nuestra perspectiva es más global, podemos tomar distancia y completar nuestro plan antes de que las bolsas abran de nuevo.

Para controlar nuestra inversión debemos de utilizar alertas, pero no perder toda la vida mirando la bolsa. Demos de crear un sistema con el que optimizar al máximo nuestro preciado tiempo.

Y básicamente creando alertas que nos informen en los momentos en los que puedan provocarse cambios más sustanciales en nuestra cartera.

Eso sí, procura no marcar el punto exacto donde quieres entrar en el aviso, sino marca una zona cercana para que te dé tiempo de actuar con margen suficiente.

En la criba de empresas que nos comenta, transmite Madrigal que el 95% de aquellas que salen a bolsa suelen sufrir caídas en sus primeros meses de bolsa, y que prácticamente 1 de cada 20 son buenas.

Por lo que la probabilidad de acertar no juega de nuestro lado, por lo que es mejor mantenerse alejado de las OPV o IPO, es decir, de aquellas que acaban de salir a bolsa.

Porque entre las razones que tiene una empresa para salir a bolsa la más común es la necesidad de financiación externa a coste cero.

Las empresas que realizan por tanto una OPV tardan en ser rentables.

Otra de las pautas que muestra Madrigal acerca de las acciones es que han de mover volumen diariamente, es decir, que busquemos valores alcistas, en máximos históricos aunque el precio en ese momento parezca caro, pero que tenga un gran volumen de negociación diaria, lo que te asegurará que habrá compradores cuando decidas venderlas.

Lo aconsejable según Madrigal es que la cifra de volumen sea como mínimo quinientas veces el precio de su operación diaria.

Es decir: 500 x Precio Acción= Volumen Mínimo

En el mundo de la inversión nos encontramos a multitud de inversores que actúan en contra de la tendencia, buscando acertar en alguna de sus operaciones, pero lo cierto es que has de operar a favor de la tendencia siendo esto la clave para invertir con éxito.

Así que no podemos dudar, debemos de invertir nuestro capital en las acciones caras que estén en tendencia alcista, en vez de en muchas acciones baratas que estén bajando.

La única forma de ser un inversor ganador es estar preparado.

Esta frase que deja Madrigal, me recordó a una de las muchas charlas que he tenido la oportunidad de tener con mi primo Sergio Vargas, el cual a día de hoy es asesor fiscal y sé que solo podría decir de él cosas buenas así que si tenéis curiosidad por conocerlo aquí os dejo su blog  ( Click aquí).

Después del pequeño spam, os comento la conversación que me dejó marcado, fue breve pero intensa.

El pasado 27 de Julio hablábamos de que tal le estaba yendo con el proyecto que estaba desarrollando en Inglaterra y buenos estuvimos poniendo cosas en común e ideas que queríamos aplicar en nuestros respectivos blogs y proyectos que teníamos pensado.

Y una de las citas que recordaré siempre fue cuando me dijo:

“Más vale no tener nunca una oportunidad y estar preparado, a que te llegue la oportunidad y que no estés preparado”

Y siguió diciendo: “¡Eso sí que duele!”

Y la verdad que tenía y tiene toda la razón, y al final es el mayor motor que impulsa este blog.

Y es el hecho de que tenemos que FORMARNOS, FORMANOS Y FORMARNOS.

Las oportunidades nos llegarán y hay que saber aprovecharlas, por ello creo que lo defenderé hoy y siempre la mejor inversión es la que hacemos en nosotros mismo en aprendizaje.

Porque el conocimiento es poder y es un poco lo que busca también transmitir Madrigal en esta parte del libro.

Si quieres tener beneficios en bolsa, deja los sentimientos a un lado y no permites que te gobiernen

Con esta frase el autor nos dice que debemos de aprender a mantener una disciplina y confiar en notros mismos.

Y que, si discutimos con el mercado, nosotros seremos los que acabaremos perdiendo.

Ya que somos nosotros los que nos hemos de hacer responsables de cómo nos afecta el comportamiento de los mercados.

Preguntándonos si nuestro método es bueno y cuando consigamos la autoconfianza suficiente sabremos adaptarnos a todas las situaciones posibles.

Otro de los consejos es que no intentemos ser adivinos e intentar acertar el final de una caída, porque toda acción puede llegar a caer hasta los cero.

Por lo que lo supuestamente barato, puede salirte muy caro.

Es cierto que el miedo paraliza, confunde y nos hace muchas veces ir en contra de nuestros propios intereses.

El miedo a perder supera el deseo de ganar.

Y se vuelven conservadores… y la frase de Mejor vale pájaro en mano, que ciento volando.

Eso cuesta muchos beneficios porque salimos rápidos de valores que nos están dando rentabilidad, pero no sabemos cortar las pérdidas.

Por tanto, la frase de mejor vale pájaro en mano que ciento volando, deberíamos de sustituirla por, mejor cortar perdidas y dejar correr los beneficios.

DEJA AVANZAR LOS BENEFICIOS Y MUEVE LOS STOPS CORRECTAMENTE.

Para invertir en bolsa no te hace falta conocerlo todo sobre una compañía por eso este inversor confía fielmente en que los gráficos aportan toda la información necesaria.

Algo que, si es muy estricto, al igual que deberíamos de ser todos los inversores, es que si una operación no te la indica tu metodología, no la hagas.

La necesidad de seguir fielmente un método para operar en bolsa es la única forma rentable a largo plazo.

Ser fiel a tu método es la base de una inversión rentable.

Ajustarte a unas reglas precisas y pase lo que pase seguirlas.

Has de tener tu método de inversión, que sea lógico obviamente y seguirlo siempre en vez de seguir a tu ego insaciable.

No solo debes de tener la cuenta el riesgo en cada operación, sino el riego global que quieres asumir en tu cartera.

La mayoría de las veces aumentamos el riesgo sin percatarnos de ello, por ejemplo, cuando adquirimos más sobre una acción que poseemos para ponderar el precio cuando cae, el riesgo que estamos asumiendo de nuevo es el mismo, pero con una mayor posición.

Una de las variables que si debiéramos de fijarnos es el BPA, el famoso beneficio por acción, esto es mucho más importante que los propios beneficios de la empresa.

Es un dato que realmente interesa, ya que, si la empresa A tuviera 10 millones de acciones y la empresa B, 5 millones el beneficio por acción de la primera compañía sería un euro, mientras que el beneficio por acción de la segunda alcanzaría los dos euros.

Una de las cosas que debemos tener claro es que no debemos de alegrarnos de los momentos donde suba la bolsa, no por ser cenizos, sino porque lo que de verdad nos importa es cuando nuestra metodología nos indica que podemos subir nuestro STOPS, ahí es el momento donde estamos asegurando parte de nuestros rendimientos.

Aunque nada es seguro hasta que no se cierre la operación.

No tengas las acciones en el mismo sector.

Diversificar reduce riesgo, así que seleccionar los mejores valores de cada uno de los sectores es la mejor decisión y además intenta no invertir todo en acciones de un mismo país.

Opera en bolsa por los beneficios que te reporte una acción no por lo famosa que sea.

Y si usas los famosos indicadores… hay miles, entre estocástico, MACD, medias móviles y un largo etcétera. Por lo que lo mejor, es que tu metodología sea lo más simple y saldrás ganando.

Contra más limpio esté el gráfico mejor y si tu metodología la puede comprender un niño de 10 años, entonces mejor que mejor.

Vuelve una y otra vez al RIESGO.

Pero al final es la verdad, como inversores debemos tener un obseso control del riesgo.

Antes de abrir una operación en bolsa lo que has de valorar es el peor resultado posible.

Un control absoluto del riesgo equivaldría a conocer de antemano la cantidad de riesgo que corren todas sus operaciones, de forma que supera qué pasaría exactamente si saltaran todos sus stops mañana.

Es más, deberás hacer el ejercicio mental de imaginar que esa posibilidad se producirá y tendrás que asumirla como si realmente se fuese a dar.

No te cogerá por sorpresa, en bolsa no existe ningún peligro si todo está calculado.

Acerca del apalancamiento lo aborda de forma sutil en unas páginas y bueno creo que es de agradecer que lo saque ya que hoy en día por lo menos en entornos cercanos, cada vez más jóvenes creen que pueden “hacerse rico” en un par de días y entran a formar parte de chiringuitos financieros que se aprovechan de la poca cultura financiera y que prometen grandes rentabilidades con muy poco dinero.

Y muchos de ellos, lo que están es ofreciente apalancamientos sorprendentes.

Es decir, te permiten que operes por sumas de dinero superiores a aquellas de las que dispones en tu cuenta.

Por lo que tu riesgo incrementa de forma exponencial.

Y lo primero que has de aprender es ha controlar ese riesgo operando al contando y cuando lo consigas y seas un ganador, es entonces cuando puedes plantearte introducirte en estas herramientas financieras que te aporta el mercado. Pero no antes.

Como buen maniático del riesgo, Madrigal, vuelve a reiterar en este, sobre todo en etapas de volatilidad, estas suelen darse sobre todo en momentos de incertidumbres o de mercados bajistas.

Para ello, debemos de adaptar el riesgo de nuestra cartera a la volatilidad ¿Cómo? Pues debemos de mantener el mismo riesgo cambiando el volumen de tu inversión.

A mayor volatilidad, menor inversión y a menor volatilidad mayor inversión, palabras de Madrigal.

Es más difícil recuperar una pérdida que obtener un beneficio.

Por eso es tan importante la gestión del riesgo.

Basa tu operativa en un método lógico

Enfocarse en la tendencia a largo plazo, al control del riesgo y a un constante trabajo psicológico.

Buscando para ello hacernos un sistema donde sea simple y contemple pocas variables.

Uno de los consejos más importantes que transmite es que escribas como vas a operar y que pasos vas a seguir.

Es decir, que escribamos como vamos a llevar a cabo la operación y cada paso que haremos una vez dentro.

Pensar y haber trazado una hoja de ruta con antelación para que antes que acontezca nada que pueda influir en nuestras decisiones, y así solo tengamos que seguirla paso a paso.

No debes esperar que tu opinión cambie, porque sólo conseguirás perder seguridad.

En la bolsa no pueden existir actitudes diferentes dependiendo del momento de la operación en el que se encuentre un inversor.

Sigue paso a paso la hoja de ruta que escribiste antes de abrir la posición y te encontrarás siempre orientado hacia la dirección correcta.

Y para finalizar con este resumen de lo más relevante a título personal de este libro quedarme con el paso 86

No inviertas si no eres capaz de estar a la altura.

La inversión bursátil es algo para lo que hay que estar preparado, no sólo teniendo unos conocimientos técnicos adecuados, sino también entrenándonos psicológicamente para enfrentarnos a las diferentes situaciones a las que nos exponen los mercados financieros.

Y para ello hace un gran símil el inversor José Antonio Madrigal que aquí os quiero volver a reproducir, muestra que cuando una persona se está sacando el carnet de conducir, aprendes como funciona el coche, las señales, normas de circulación y todo supervisado por un profesor. Pero cuando ya estás solo frente a la carretera, te encontrarás con situaciones que no tenías prevista y es entonces cuando te das cuenta de que no se trataba solo de conducir, sino que tenías que circular en cualquier tipo de circunstancias y condiciones.

Así que ten en cuenta que siempre estaremos compitiendo contra los mejores y tenemos que estar muy seguros de nosotros mismos, para estar a la altura.

Y si no es así, mejor no invertir.

Llegado a este punto agradecerte tu tiempo en leer este post y sobre todo espero haberte aportado algo de valor.

La filosofía de José Antonio Madrigal ha chocado un poco con la que yo iba conformando, pero es del todo respetable y más cuando tiene tanto recorrido y es una persona con tanto renombre. Por lo que no queda otra que seguir estudiándolo, informándome y formándome.

¡A seguir aprendiendo! Espero que tengas un feliz día y buenas inversiones.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El pequeño libro de la inversión en bolsa”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *