Enseñanzas de Kostolany

Enseñanzas de Kostolany, seminario bursátil:

André Kostolony fue un especulador y experto en bolsa reconocido mundialmente.

Falleció antes de entrar el siglo XXI pero la verdad que sus enseñanzas siguen aportando como si nada hubiera cambiado.

La economía sigue basándose en ciclos y puede verse todas las fases por las que vamos pasando.

Este ejemplar, a día de hoy es el mejor libro que he leído sobre Bolsa.

Es cierto, que este libro no te va a decir como debes de invertir o que estrategia de inversión puede ser la ganadora, pero eso, tampoco te lo va a poder decir ningún libro, eso solo lo puedes aprender en el terreno de juego, a base de fallos y aciertos, curtiendo poco a poco tu metodología.

Lo que nos hace ver el gran Kostolany es lo importante que es la psicología de masas y saber leer entre líneas el mercado. Es un libro, con el que puedes reflexionar bastante, ya no solo sobre el entorno económico o bursátil en el que nos encontramos, sino nos abre la puerta a juzgarnos a nosotros mismos como inversores, especuladores o meros jugadores que apuestan.

Puntuación de “Enseñanzas de Kostolany”

Sencillo: 9

Adictivo: 10

Práctico: 8

Mi puntuación global: 9

Recomendable: Si

Descripción

Libro: Enseñanzas de Kostolany

Editorial:

Gárgola Ediciones nació en el año 2002, en el marco del resurgimiento editorial independiente que siguió a la crisis social y económica de 2001 en Argentina. Apuesta por la literatura nacional en todos sus formatos (novela, cuento, poesía e historieta), publicando autores como Alberto Laiseca, Antonio Porchia y Juan Sasturain, y crónicas e investigaciones periodísticas sobre las problemáticas centrales de nuestra sociedad.(Saber más de esta editorial) 

 

Autor:

André Kostolany (kostolany1906 – 1999) fue un especulador y experto en bolsa reconocido mundialmente. Trabajó la mayor parte de su vida en Francia y Alemania. Hasta sus últimos días de vida comentaba su experiencia por seminarios y conferencias derramando encanto y mucha sabiduría.

Fue un especulador nato desde sus comienzos. Estuvo dos veces en bancarrota y a punto de la ruina total. Tuvo deudas y muchas veces se movió al borde del abismo llegando a pensar en el suicidio. Pero siempre supo superar los malos momentos. Terminó siendo multimillonario. Conservó su estado físico y mental en plenas condiciones hasta los últimos días de su vida. Además, era astuto como pocos. Fueron 75 años de inversiones y especulaciones en todos los mercados. Murió en París a los 93 años. (Aquí más información sobre él)

 

Mi opinión:

Es un libro, de obligatoria lectura y que creo que no quitaré jamás de mi biblioteca.

Este ejemplar puede que no aporte nada nuevo de lo que ya sabes, pero el punto de vista con el que enfoca cada respuesta a las preguntas Kostolany es lo que le da la esencia para hacerlo fundamental.

Conocer su experiencia personal en muchas operativas y ver la perspectiva con la que la enfoca y los símil que hace a lo largo del ejemplar creo que es lo que más valor aporta.

A mí me ha servido mucho, es un libro que creo que estaré continuamente ojeando mis anotaciones, lo leí en un par de días y lo he vuelto a releer para escribir este artículo.

Y si algo me arrepiento, es no leer un trozo a diario para refrescar ideas e irme a dormir reflexionando sobre ello.

Ya que al final la Bolsa se basa en la toma continua de decisiones y como dice Kostolany lo mejor para reflexionar es alejarse del ruido de los mercados.

Este magnífico ejemplar recoge decenas de preguntas planteadas al operador André Kostolany en diferentes seminarios que este ha ido impartiendo, y respondiendo a las mismas aporta su visión sobre la bolsa, como he comentado en el apartado de “Mi opinión”.

Como es lógico en este resumen no voy a recopilar todas las preguntas ya que para eso está el libro, ni tampoco voy a ir citando cada pregunta, sencillamente iré plasmando en las próximas líneas las ideas que he extraído del libro, a veces de forma literal y otras bajo mi opinión, pero es un libro que la verdad recomiendo, porque aunque muchas de las cosas que en él se dicen la conocemos si tenemos un mínimo conocimiento de bolsa, ver su experiencia, tanto sus fallos como aciertos, te aportan valor para seguir creciendo.

El libro son unas 236 páginas en las cuales responde preguntas que se le han ido planteando en seminarios bursátiles que el ha impartido. Tras estas, deja unas reflexiones recogidas como citas y para acabar hay un pequeño test para que puedas dilucidar según las ideas de Kostolany cual es tu perfil como especulador.

 

⚠️CUIDADO CON EL SPOILER ⚠️

A partir de aquí el contenido que vas a leer entra en profundidad con el libro desglosando al detalle cada parte, además comento las enseñanzas que yo he podido extraer para mí.

Si de verdad estás interesado en leerte el libro te recomiendo que dejes aquí de leer este post.

Recopilatorio de las ideas principales:

“Si tienes un amigo, regálale un pez, pero si de verdad lo quieres, enséñale a pescar”

Con esta cita de la cultura china Kostolany da comienzo a esta obra.

Las recomendaciones las tiene que obtener cada uno por sí mismo, las que se dan como regalos son solamente propaganda verbal para obtener compradores.

El valor en alza atrae nuevos compradores y así se cumplen con éxito los deseos del grupo interesado.

Si se quiere tener éxito, no hay que seguir los consejos, sino tener ideas, reflexionar de una manera soberana y obtener uno mismo las recomendaciones, de la misma forma que un pescador experimentado pesca peces.

Un bolsista es un equilibrista que se adapta a las diferentes situaciones que se le presentan.

Es difícil ser bolsista, porque las cotizaciones no siempre llegan como uno las espera, no es tan fácil conseguir mucho de la nada.

La bolsa es impredecible y caprichosa. Los acontecimientos vienen y se van.

No vale con prever que hará un valor, también hay que adivinar la reacción del público.

Y eso en mi opinión, es lo más importante, esa alusión que hace el autor con la psicología de las masas, ya que será los que den rumbo al mercado.

Saber pensar y ver lo que nos quieren hacer creer las grandes manos son lo que nos dará las llaves para mejorar nuestras rentabilidades y crecer como bolsistas.

“Cuanto más pequeña es una Bolsa, más fácil es de influir en la cotización de las acciones en determinada dirección”

El público sólo está dispuesto a adquirir nuevas acciones cuando se producen alzas en las cotizaciones y para poder vender a los inversores las acciones de las nuevas sociedades fundadas, para todo ello necesitamos un ambiente optimista en bolsa.

En las últimas semanas podemos observar, esto más que nunca, yo solo llevo apenas 3 años en el mundo de la inversión y es cierto que nunca me he metido tan de lleno como este último año, pero lo que se está viviendo estas últimas semanas, donde lanzan cada vez más offering, OPV u OPI, es decir, cada vez se realizan más ampliaciones de capital o se lanzan a bolsa más empresas ya que están observando la euforia del mercado y que cualquiera comprará sus “papeles” y se financiarán gratuitamente.

Kostolany nos muestra cómo hay que pensar más allá de las acciones, es decir, cuando un banco nos recomienda invertir en depósitos a plazo fijo, este banco está llenándose de liquidez gracias a nuestros ahorros con los cuales comprará acciones en grandes cantidades para en un futuro recomendarnos entrar en renta variable y que nosotros saquemos nuestro dinero ya que el mercado es mucho más rentable, estamos en una “época de optimismo” y por ello nos vemos con la necesidad de comprar acciones que nos venderán estos a precios superiores beneficiándose de la transacción.

Entonces esos, inversores que no querían saber nada de acciones cambian de opinión y corren a la Bolsa.

Esos son los cambios de tendencia que podemos ver con frecuencia en los mercados.

Pero estos comportamientos histéricos son más bien la influencia psicológica derivada de la liquidez.

Para ello, el autor pone el ejemplo de un particular que tiene 10 000€, este no sabe que hacer con él, donde invertirlos y como esconderlos de Hacienda y sobre todo protegerlos de la inflación, pero siempre pensando en como aumentarlos con una buena inversión.

Dirigiéndose de un sitio a otro perdido, buscando consejos, sugerencias y recomendaciones, por eso hay tantos miles de personas entre el público que se lanzan a correr detrás del tren en cuanto la bolsa sube, corriendo detrás del precio.

No has nada más doloroso que contemplar un alza bursátil y no estar presente e ella.

Es incluso más doloroso que comprar valores y perder, nos comenta Kostolany.

Por tanto, la Bolsa es el lugar de tránsito de los capitales invertibles y orientados a la obtención de beneficios.

Sin acciones no hay economía libre de mercado, sin economía libre de mercado no hay justificación para la sociedad anónima, pero sin la Bolsa no existe la sociedad anónima.

Los factores decisivos a corto plazo en la tendencia es la reacción psicológica del público hacia estos hechos es lo que influye en el curso de las cotizaciones.

La Bolsa, reacciona inesperada, histérica e impredeciblemente ante cualquier lógica en especial ante la lógica cotidiana, que no es idéntica a la lógica de la Bolsa.

El interés, influye directamente en el mercado de empréstitos. Si los réditos de los empréstitos se hacen más pequeños llega más dinero al mercado de acciones. Intereses en las acciones se hace patente al cabo de un tiempo. Después del retroceso en el mercado de empréstitos, en un plazo de seis a doce meses, vendrá seguro una cada de las cotizaciones.

Si aparece de nuevo una psicosis inflacionista, elevaría los intereses. Si las empresas se muestran tímidas, en cuanto a sus inversiones, y el Estado general de la economía se encontrará en una situación de estancamiento, entonces bajaría los tipos de interés.

“Lo que todo el mundo sabe, a mí ya no me interesa”

La diferencia entre el juego y la especulación radica en que el jugador no actúa intelectualmente, sino emocionalmente, el jugador nada con la masa, no puede salirse de la corriente dominante.

Actuar intelectualmente es reflexionar, tus argumentos pueden estar equivocados, pero no son puras reacciones psicológicas ante una noticia o un acontecimiento.

En la Bolsa hay que ser inconformista, la opinión general en Bolsa no vale nada.

Un especulador duro, no tiene que confiar ni si quiera en su padre.

Y una de las grandes verdades que dice Kostolany es:

“El bróker es sin saberlo el enemigo del cliente”

A este le da igual comprar que vender, lo que le importa es que comercies.

Las cualidades de un buen especulador según Kostolany son:

Sagacidad, intuición y fantasía.

La sagacidad significa entender las conexiones, distinguir lo lógico del ilógico, la intuición es la lógica inconsciente, producto de una larga experiencia en la vida y en la bolsa, mientras la fantasía permite que sea posible contar con todo lo que es posible con lo bueno y con lo malo hay que tener autocontrol y ser flexible para reconocer equivocaciones y reflexiones que no son correctas en este caso hay que sufrir las consecuencias.

Paciencia después de cada éxito y fracaso tiene que reflexionar sobre cuáles han sido los acontecimientos a los que debe este permanecer humilde y decirse a sí mismo que también ha tenido suerte.

 “El dinero ganado en la Bolsa del dinero prestado que la próxima ocasión hay que devolverlo con altos intereses”.

Las peores cualidades que puede tener un especulador es la tozudez y la obstinación.

Un buen especulador debe de tener en cuenta lo imponderable en sus cálculos.

El buen especulador resulta beneficiado como el buen jugador con buenas cartas gana mucho, mientras con malas cartas pierde poco.

La especulación en la bolsa es una mezcla de ambos, mitad suerte según la imponderabilidad de los acontecimientos que llegan y la otra mitad posibilidades de combinación cálculo y estrategia como el ajedrez. (Artículo relacionado con el ajedrez, click aquí si quieres leerlo)

La lógica de la bolsa en la cual no es idéntica a la lógica del día a día lo que es lógico en la bolsa muchas veces parece ilógico para el consumidor medio.

Con ninguna otra acción se obtienen tales beneficios como con aquellas que están a punto de  cambiar de situación, ya que el margen entre solvencia y quiebra de una empresa es mayor que el que existe entre una situación buena y otra mejor.

La bolsa y el especulador, quiere decir predecir determinadas cosas con años de anticipación compra con el miedo y vende con la euforia.

En un periodo de recepción, la bolsa comienza a subir porque la floja coyuntura de las inversiones y los negocios hace que solo se utiliza una parte del capital disponible de la masa monetaria.

Hay que actuar de manera anti cíclica y no tener en consideración la opinión general del público bursátil.

Para que la bolsa suba la liquidez y el estado de ánimo del público inversor han de ser positivos.

Los tipos de interés que caen pueden hacer mejorar el estado de ánimo y, al contrario.

El gran papel le corresponde siempre a la liquidez y los bolsistas podemos estar al tanto de ellas ya que la política de intereses de los gobiernos es pública lo que no es en absoluto previsible es la situación psicológica.

Todo depende de una cosa si hay más papel que tontos o más tontos que papel.

Y a su vez, todo depende de si para el propietario del papel es más importante y urgente vender sus valores o para el inversor comprar papel.

Lo mismo que un buen jugador de cartas y en especial de póquer hay que conocer la manera de pensar de los contrincantes.

Un especulador puedes sacar más provecho del hecho de que los otros sean tontos que de ser el muy listo, también se puede aprender de los tontos precisamente lo que no hay que hacer.

El ordenador carece de fantasía una de las principales cualidades del especulador.

El dinero es el combustible de la bolsa.

La situación de las grandes masas de acciones se encuentra en manos de los temerosos o de los fuertes.

El fuerte posee, ideas, paciencia, dinero y por supuesto suerte.

El temeroso carece de ideas paciencia y dinero, si no tiene dinero de nada les sirve tener paciencia pero les faltará la paciencia si aun teniendo dinero no tiene convicciones e ideas y si tiene dinero y convicciones pero no tiene paciencia no podrá aguantar.

Cuantas más acciones se encuentren en manos de los duros más fuerte será la explosión.

Sí muchos bajistas estuvieran activos en el mercado y antes se hubieran dado grandes ventas al descubierto hace aún el mercado más sobrevendido

Sí las cotizaciones han ascendido con un aumento constante de beneficios podemos decir que un gran número de títulos han pasado de manos de los fuertes a los temerosos.

Cuando los precios aumentan de forma impetuosa, los temerosos compran.

Los duros venden los valores que han acumulado en sus cajas fuertes cuando los precios bajaron y venden ahora que los precios suben.

Esto ocurre siempre ya que después del período de furia llega el desencanto.

Un 90% del público atraído por un boom bursátil, no está preparado ni vacunado contra las pérdidas y no se puede ni imaginar, que a pesar de la opinión de los medios de comunicación y de los llamados iniciados, las cotizaciones bajen e incluso que puedan hacerlo fuertemente, este es el análisis de un mercado inflado.

Sin una razón objetiva solo bajo la presión técnica y psicológica.

Este quiere frenar un ambiente de especulación extrema o prevenir un peligro de inflación y elevar los tipos de interés.

La reacción psicológica en masa es la más peligrosa si los precios continúan bajando mientras los beneficios aumentan cada vez es mayor el volumen de papel que pasa de mano de los temerosos a los fuertes.

Cuando se produce el nivel más bajo los títulos están en manos de los fuertes y el dinero en manos de los débiles cuando se da el alta máxima los fuertes tienen el dinero y los temerosos las acciones.

La bajada en el nivel de las cotizaciones cuando se realizan pocas transacciones es un mal signo porque presagia bajadas posteriores, el retroceso con transacciones de gran volumen es bueno, porque cuanto mayor sean estás más cantidad de títulos caen en manos de los fuertes.

Las cotizaciones al alza con un elevado número de transacciones son un mal signo puesto que señalan que son los temerosos los que compran las acciones.

Cuanto más pequeño sea el volumen de transacción con las cotizaciones al alza mejor.

Los compradores de hoy serán los vendedores de mañana es más importante analizar la calidad de los compradores que la de los vendedores.

Cuando el mercado se estanca tras un largo periodo al alza la bolsa espera a que lleguen nuevos compradores y no reacciona ante una buena noticia incluso retrocede algo, el mercado está sobresaturado los temerosos han invertido todo su dinero incluso dinero prestado y a pesar de la buena noticia no aparecen nuevos compradores.

El mercado se estanca tras un período de recesión no reacciona ante las malas noticias e incluso, sube un poco, es señal que  los valores están en manos de los fuertes en grandes cantidades, estos ya han tenido eventualmente en cuenta en sus cálculos la mala noticia y no se dejan asustar o al menos no se sorprenden.

El especulador ante semejante situación es un signo especialmente negativo para el mercado cuando todo el mundo recomienda valores, da consejos y el tema de las conversaciones es la bolsa.

Le preguntan a Kostolany sobre invertir con deuda, es decir, apalancado y a esta cuestión el responde que si hubiera tenido deudas toda mi lógica se habría pervertido porque mi cabeza hubiera tenido miedo y hubiese reaccionado de otra manera a causa de ellas en lugar de reflexionar con toda tranquilidad sobre cómo sería la reacción de las masas me hubiera dejado llevar por el pánico y los daños hubieran sido mayores por ello, lo mejor es no operar por la apalancada con dinero prestado .

Es preferible una pequeña participación en acciones pagadas de una sociedad endeudada que una gran cantidad de acciones de primera clase de una empresa de nombre pero comprada a crédito.

Lo más importante en la estrategia de la elección de las acciones y la reflexión sobre si hacerlo a medio o largo plazo.

Hay que comprar acciones en época de recesión sí porque durante la recesión el Gobierno reactivará la economía y reducir a los intereses y aumentará la masa monetaria el primer beneficiario de estos era la bolsa mucho antes que la economía puesto que el dinero es el oxígeno de la bolsa.

Las cotizaciones pueden subir a pesar de un aumento general de impuestos, puesto que cuando el Gobierno sobre los impuestos es posible actuar de manera más liberal sobre el mercado monetario y ellos solo puede repercutir favorablemente las bolsas.

Si empresas conocidas y fuertes aconsejan comprar una acción, es el momento de salirse de ella, hay que tener la mayor reserva y no comprar.

Los consejos de largo plazo que dan los expertos no hay que darle ninguna importancia, conoces la situación de una empresa concreta el día en que la han revisado lo que valía para ayer tal vez no tiene cabida para hoy en la bolsa que improvisar continuamente.

Por ello hay que hacer casi siempre lo contrario de lo que aconsejan.

La bolsa y la economía no discurren paralelamente.

Los economistas saben todo sobre la economía del dinero pero no lo poseen, es más fácil escribir sobre el dinero que ganarlo.

La economía de la bolsa está relacionadas pero no van paralelas y no discontinuas en el tiempo la mayoría de las veces la tendencia de la bolsa es un anticipo del próximo desarrollo de la economía.

La política tiene mucha influencia en la bolsa, la diferencia entre una política económica y la política crediticia de un Gobierno conservador y otro orientado a la izquierda, en Europa, es mayor que en Norteamérica donde está el terreno de libre capitalismo.

La situación mundial de tensión o distensión influye en la psicología del público.

Un especulador bursátil no tiene nunca que quedarse la punta de su nariz si no mirar a lo lejos

No hay que pensar si las cotizaciones subirán mañana o pasado mañana sino en todo lo que puede venir en los próximos meses y años.

Reflexionar y meditar qué pros y contras tiene cada decisión posible. Crear tu hoja de ruta a seguir antes de entrar en el valor.

Ganar no puede ganar nada, el dinero hecho en bolsa no es ganado.

No se pueden calcular los éxitos bursátil según los años y por este o aquel porcentaje

Cuando se pisa terreno tan peligroso tiene que merecer la pena, hay que pensar en grandes ganancias y pequeñas pérdidas

No se puede prever lo que pasará mañana o pasado mañana pero sí se puede saber lo que pasó ayer y lo que pasa hoy, y esto ya es mucho, porque la mayoría ni siquiera lo sabe

No confíen nunca en aquellos que han encontrado la verdad. Confía en aquellos que todavía la buscan

La especulación es un deporte intelectual, tener razón proporciona más placer que el mismo dinero

No existe ningún avance económico que no haya sido consecuencia de una especulación

No existen los gurús ni los profetas de la bolsa, solo los visionarios y soñadores

Hay que saber leer entre líneas y reflexionar sobre lo que se esconde detrás de cada informe anual de las empresas o publicaciones de prensa. Además, no se puede saber dónde y cuándo la empresa va a cambiar o pueda aparecer una competencia peligrosa.

No compraría basándome en esta, pero en ningún caso actuaría contra lo que se puede ver en los gráficos que abarcan entre 6 y 12 meses. Los gráficos pueden dar información sobre el comportamiento de una empresa que de otra forma no se podría obtener.

Kostolany no compraría una acción cuya línea de gráficos es descendente ya que iría en contra de la tendencia general. Sin embargo, es una buena señal para una acción cuyo curso asciende y la tendencia general es descenso, pero no compraría una acción solo porque su cotización, suba ya que esto no es único argumento para entrar.

El autor comenta que a lo largo de su vida ha conocido a cientos de jugadores que negociaban en base a sistemas, pero no ha conocido a ninguno que al final no perdiera todo su dinero.

Hay que observar los gráficos y sacar deducciones de este análisis, pero no seguirlos ciegamente el que quiera investigar el futuro debe conocer el pasado.

Para actuar con éxito en un mercado a través de las reflexiones hay que conocer bastante bien del país en el cual se invierte, la mentalidad del público de los jugadores, el entramado político, la política comercial de los bancos, el comportamiento de los bancos emisores, la situación técnica de los mercados, etc.

Una vieja ley de los jugadores de póker afirma que no se debe jugar con desconocidos para Kostolany pone el ejemplo de Japón, el cual para él es un desconocido y del cual ha adquirido como principio no operar en los mercados de un país en el que desconoce el idioma y hasta el alfabeto.

La especulación en las acciones es imprescindible para el desarrollo de la economía,  mientras los bancos lanzan numerosas nuevas emisiones se mantiene un ambiente bursátil optimista a través de los medios y de la propaganda cuanto más optimista es este clima más rápido se volverá al público las nuevas emisiones.

Un incremento de las acciones a través de nuevas salidas a bolsa, aumenta el capital significa casi siempre que más tarde habrá un dramático retroceso ya que de repente hay más acciones que tontos para comprarlas.

El arte de la especulación consiste en estar preparado y actuar en consecuencia.

El especulador a la baja se beneficiaría de todos estos acontecimientos sin haber intervenido en ningún momento.  Kostolany en alguna ocasión operó a la baja y comenta como se reprochó su falta de moral, aunque no hubiera tenido nada que ver con las muertes del suceso que le hizo ganar dinero, pero ese drama lo puso en una situación de presión psíquica muy fuerte.

La lógica de la bolsa es que con frecuencia hay que ser ilógico y este es el arte de la especulación y el análisis bursátil.

La superstición está con frecuencia unida al instinto y es muy útil.

El vender o no una acción debe ser totalmente independiente del precio anterior y depender de las perspectivas sobre futuro desarrollo.

El especulador tiene que emitir un juicio totalmente objetivo también debe vender con pérdidas, si el juicio objetivo así lo aconseja.

¿Cuál es el mejor momento para operar?

Durante el fin de semana se dispone de tiempo para pensar tranquilamente en la bolsa y después de reflexiones maduradas, es cuando mejor se puede desarrollar una estrategia y forjar planes por tanto es el mejor momento para hacer las operaciones bursátiles.

Kostolany aboga que seguir de cerca las cotizaciones, como hace la mayoría puede estorbar al especulador y afectarle desfavorablemente en sus reflexiones, el nunca conoce las cotizaciones exactas y en cualquier caso las de sus propias acciones porque no quiere dejarse influenciar por las variaciones del día.

Hay que planear por la tarde, por la noche reflexionar, por la mañana tomar la decisión y entonces actuar.

Lo perdido, perdido está, los nuevos negocios pueden traer ganancias, pero no tienen nada que ver con el pasado se puede ganar se puede perder, pero nunca se puede recuperar lo perdido.

El bolsista debe permanecer humilde y en ningún caso estar orgulloso.

Puede ser un golpe de suerte, como el de cualquier juegos de azar.

Mientras un especulador actúe en la bolsa, compre y venda tenga nuevas ideas y nuevos negocios el dinero que gane la bolsa es dinero prestado y muchas veces tiene que devolverlo con elevados intereses.

Plantearse en qué mercado comprar, reflexionar en qué sector y finalmente elegir qué empresa.

para el inversor solo tiene importancia la estrategia a largo plazo

El éxito no es ninguna medida para valorar los conocimientos técnicos y la inteligencia de un profesional también, el que no ha logrado beneficios puede apreciar las tendencias bursátiles las oportunidades de diversos valores puede tener fantasía y apreciar el riesgo pero no sabe aprovecharse el mismo de aquello porque es indeciso miedoso nervioso e impaciente y tal vez no tenga confianza.

El éxito no depende solo de la inteligencia de una persona también de los rasgos de su carácter.

Si uno sabe demasiados detalles pierde la visión general del todo, los árboles no dejan ver el bosque.

Saber demasiado es finalmente perjudicial en la bolsa porque frena la fantasía.

Uno no puede haber leído todo pero debes saber dónde localizarlo.

Aquel que sabe de todo un poco entiende mucho sobre la bolsa.

Hay que recibir las noticias con una cierta dosis de escepticismo.

Tres factores decisivos para la evolución de la bolsa son: los intereses, la psicología y los beneficios de las empresas.

Esta frase de Kostolany me ha recordado a la tendencia que hubo con Game Stop entre otros activos por el conocido movimiento del foro de Reddit vivido hace unas semanas con su famosa frase #tothemoon :

Los árboles no crecen hasta el cielo.

Cuando los especuladores a la baja se vuelven optimistas de una vez es el momento de salirse del mercado sí los optimistas apasionados se vuelven pesimistas al mismo tiempo hay que incorporarse al mercado.

Hay que ser un pensador que siempre esté al día y piensa de manera global esa es la actitud ideal de un especulador.

El factor de influencia más importante en la economía así como las finanzas la psicología la confianza o desconfianza.

Se puede calcular la marea baja y la marea alta al minuto, pero no se puede evitar, uno solo se puede preparar frente a las mareas y tomar las medidas preventivas necesarias. La historia de la economía siempre se desarrolló en movimientos cíclicos

Ninguna institución monetaria puede volverse insolvente en su propia divisa a causa de las deudas ya que el banco emisor está siempre a sus espaldas.

Es una vieja historia conocida que los beneficios de las grandes instituciones monetarias son privados pero que sus pérdidas son estatales.

Kostolany habla de forma clara sobre las opciones este es un activo con el cual yo he perdido bastante dinero y según él la visión que tiene sobre las opciones es que no es una inversión sino un juegos de dinero el cálculo de probabilidades es malo para el comprador de opciones y además depende del tiempo el 80% de los compradores de acciones pierden el dinero invertido ha especulado correctamente según la tendencia pero has jugado mal la estrategia era correcta pero la táctica mala lo más importante de las opciones el plazo.

Es la única medida con la cual uno se puede hacer una pequeña idea del valor de una acción, una relación sirve también para comparar dos valores del mismo sector en el mismo país, es la relación precio beneficio en las acciones.

Muchos factores diferentes que influyen en la cotización de cada acción por lo que no es posible contar con un automatismo ya que este no existe en bolsa.

Los tipos de interés del mercado de capitales y naturalmente de la postura psicológica del público así puede suceder que el mismo analista para la misma relación de precio beneficio y para la misma acción un año la califique de elevada y años más tarde la considera demasiado bajo.

La tarea de un buen especuladores, es no hacer demasiado caso a las exageraciones y orientarse en contra del consenso.

No hay que seguir los acontecimientos con los ojos sino con la cabeza.

Las reacciones psicológicas de las  masas son en la bolsa como en el teatro, uno bosteza y en breves instantes todos bostezan, una aplaude y al poco aplaude todo.

Quién no es competente para crearse por sí mismo una opinión y tomar una decisión no tiene que acudir a la bolsa

Al comprar se debe tener fantasía al vender se tiene que ser sabio.

El 90% de los jugadores de bolsa carecen de ideas la mayor parte de los jugadores de bolsa van a ciegas con la masa.

En bolsa no hay que saberlo todo sino entenderlo todo y aunque se entienda todo no hay que tomar parte en todo.

No hay que correr nunca tras un tranvía, al igual que tampoco tras una acción; paciencia la próxima llega con toda seguridad.

Cuando los fondos de inversión tienen gran oferta de dinero es la señal de que está próxima a su fin la tercera fase de un movimiento alcista.

Y bueno para acabar con este recopilatorio de ideas que deja Kostolany os dejo esta:

Las dos cosas más difíciles de la bolsa son admitir una perdida y no realizar un pequeño beneficio pero lo más difícil es tener una opinión propia y hacer lo contrario de lo que efectúa la mayoría.

Es cierto, que no es un artículo redactado como otros sobre el libro, pero si son todas anotaciones que he visto más relevante sobre el ejemplar y aunque parezca que a veces no guardan entre sí relación y que de una línea a otra carece de sentido y concordancia, creo que este articulo es para leerlo y releerlo con perspectiva y la mente abierta.

Tomar anotaciones de las citas que más te gusten y por supuesto, si se tiene la oportunidad, mejor leer el libro que leerme a mí.

Espero que os haya servido este artículo y gracias por llegar hasta aquí y regalarme tú tiempo leyéndome.

 

 

 

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Enseñanzas de Kostolany”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *